Proyectos existentes > CULTIVOS ENERGÉTICOS

De la Minería a la BiomasaForestal

Como consecuencia de la intensa actividad minera, en la zona centro del Principado de Asturias, se diponde de amplias superficies de terreno que han sido restauradas dedicándose los terrenos recuperados a otras actividades, principalmente forestales, repoblaciones paisajísticas y pastos.

En el período comprendido entre los años 2009 y 2012 se llevó a cabo una importante campaña de repoblación,  en terrenos pobres de escombreras de mina, sobre una superficie de 190 hectáreas en las que se plantaron más de 150.000 árboles superando la inversión realizada el millón de euros.

Como fruto de dichos trabajos se dispone de una superficie forestal de 3.864 Ha, de las que 1.565 Ha son susceptibles de aprovecharse energéticamente.

La empresa Hunaser, sociedad constituida por la compañía estatal Hunosa y por Urbaser, división medioambiental del Grupo ACS, pretende aprovechar este potencial forestal.  Para ello ha puesto en marcha una línea de negocio de servicios energéticos dedicada a la instalación de calderas de biomasa así como a la gestión y mantenimiento de este servicio.

 

 

Proyecto de investigación para el aprovechamiento de la biomasa generada  en terrenos recuperados de mina

Actualmente se está llevando a cabo, por parte del grupo de Investigación de Sistemas Forestales Atlanticos GIS-Forest de la Universidad de Oviedo, un dispositivo experimental de cultivos forestales con fines bioenergéticos en estos terrenos ociosos de la minería.

Este dispositivo, formado por tres ensayos de cultivos, se encuentra ubicado en varias parcelas situadas en las antiguas explotaciones a cielo abierto de Mozquita (Mieres) y El Cantil (Langreo).

OBJETIVOS DEL PROYECTOCULTIVOS

 

  1. Determinar cuáles son las especies más productivas en estos terrenos
  2. Cantidad de árboles que hay que plantar por hectárea
  3. Cuáles son los mejores cuidados para el cultivo
  4. A qué edad se deberían cortar para optimizar la producción de Biomasa

 

 

 

1-Son varios los países a escala mundial que llevan muchos años trabajando con cultivos energéticos. Las especies forestales empleadas no son muchas, por lo que se seleccionaron para el ensayo aquéllas que podrían adaptarse mejor al clima y por supuesto, a las pobres condiciones del suelo (terrenos restaurados tras la explotación a cielo abierto). Siendo el abedul, chopo y sauce las especies que  mejor cumplen estos criterios.

2-La densidad es un concepto forestal que define el número de árboles por hectárea que hay en una plantación. Cuando la producción de energía es el objetivo principal de un cultivo, se recomienda emplear densidades altas, siendo 10.000 árboles/ha la densidad media más habitual en Europa, mientras que en Estados Unidos y Canadá es del orden de 15.000 árboles/ha. En el estudio se probaron las dos densidades de plantación.

3-Tratamientos (Fertilización + herbicida)

Los cuidados, también llamados tratamientos, habituales en cultivos energéticos son la fertilización y el control de la hierba competidora. La utilización de pequeñas dosis de fertilizantes aplicados en la fase de establecimiento (desde el momento en que se colocan en el terreno hasta el desarrollo de raíces y brotes) puede aportar, a corto plazo, de moderados a buenos resultados.

4- En el lenguaje forestal, la edad de cosecha del cultivo o corta final, recibe el nombre de “turno de corta”. La decisión de cortar antes o después es de vital importancia para conseguir la mayor producción, ya que una vez que los árboles han alcanzado su máxima velocidad de crecimiento, el tiempo que pasan en el monte sin cortar supone una pérdida desde el punto de vista económico. De forma general, en este tipo de cultivos los turnos de corta para las especies ensayadas oscilan entre 4 y 6 años.